Me preguntaron si me quería mucho, poquito o nada. Yo respondí que más me interesaba saber cuánto era capaz de querer yo porque estaba comprobado que el amor era directamente proporcional. Fue una respuesta buena, creo, aunque no del todo sincera porque yo aún no quería de verdad. Era más un deseo que una realidad. - Por favor rebobinar - Alberto Fuguet (via suricatem)

(vía caramelosdefrutilla)